Desde la escuela los dos sentíamos algo raro entre nosotros pero nos habíamos negado siempre a creerlo hasta incluso ambos llegamos a tener novias pero el destino quiso que nos encontráramos nuevamente en la calle después de mucho. Palabras van palabras vienen y un mal rose hizo que los dos nos pusiéramos cachondos hasta el punto de quitar todo lo que queríamos probar desde siempre en la cama.

Dejar un mensaje