Dicen que un chico gay no se puede resistir ante un polla y es cierto por que siente la necesidad de tener ese pedazo de carne entre las manos, prueba de ello es este jovencito al que no hizo falta convencer de mucho. Desde que vio mi polla se quedo hipnotizado y no podia quitar sus ojos de encima como si lo unico que existiera fuera mi enorme polla para el.

Dejar un mensaje